domingo, 19 de junio de 2011

En honor a: mi padre.

Mucho se puede decir de lo que es un padre.

No sólo hoy, no sólo esta década, ni cada generación, sino, cada que un padre es lo que tiene que ser, un padre.

Un padre no es "el mejor amigo", así como una madre no debe de ser "la mejor amiga"; un padre es un padre, una madre es una madre y uno ni por gracia, debe de osar rebajarlos a "amistades".

Porque tus amigos, por buenos que sean, no se comparan en lo más mínimo a lo que un padre puede ser.

Un padre debe de ser comprensivo, pero severo. Debe decir, mi hijo cometió un error y debe de tener un castigo, porque los errores tienen consecuencias y si no quiero que se sigan repitiendo, él debe de aprender.

Eso hace a un padre, fuerte de corazón, porque no hay nada más difícil para un padre que ver sufrir a un hijo.

Un padre debe de ser cariñoso, pero disciplinario. Debe decir, mi hijo tiene la oportunidad de recibir mi amor, sin que este sea obstáculo alguno para que su educación sea, educación, que aprenda a decir gracias, de nada y demás monerías, sin que al consentirlo, se pierda esa obediencia social.

Eso hace a un padre, inteligente, porque sabe que si el padre llega a maleducar a su hijo, fue por la falta de disciplina, porque los mimos se sobrepasaron y la obediencia no se alcanzó.

Un padre debe de ser flexible, pero estricto. Debe decir, mi hijo debe de llegar a una hora, y hacerlo llegar a esa hora, porque el hijo debe de aprender que para que haya la confianza de que él salga, su padre debe de estar seguro de que llegará a casa a su hora y así, le evitará preocupaciones a su familia.

Eso hace a un padre, el fundador del respeto en su hijo, porque algo tan básico como la puntualidad, nos habla de la clase de padres que tuvimos nosotros.

Un padre debe de mostrarle a su hijo el mundo, pero debe de protegerlo contra lo que no está preparado. Debe decirle, hijo, la vida es complicada, es difícil y uno, debe de esforzarse por salir adelante, pero no debe de exponerlo a situaciones que no pueda entender.

Eso hace a un padre honesto, pero protector, no le mientes pero no le enseñas cosas que no pueda entender, luego pasaría como cuando llevas a un niño al cine a una película para adultos, eso a mi en lo personal, me molesta en exceso.

Bueno, yo podría seguir rato, diciendo, lo que un padre debe de ser; educado, atento, responsable, entre muchas cosas y sin embargo, la pregunta sería, ¿cómo yo, sé lo que un padre debe de ser?

Esa pregunta tiene una fácil respuesta, muy fácil.

Toda la vida me he sentido afortunado de que a mi, me haya tocado un padre tan magnífico como el que me tocó. No sólo es perfecto para alguien como yo, no sólo fue capaz de darme esta educación (aunque no siempre reluzca), no sólo me dio la gran oportunidad de viajar, de conocer, sino que me enseñó lo más importante de cómo ser un buen padre...

Me entristecen los padres que compran a sus hijos, pues, todo lo que les compren, se quedará en el olvido, perderá su valor y sentido y con el paso de los años, meses, días, dejarán de ser importantes en sus vidas, porque la manera en la que un padre debe de demostrar su amor, es dándonos educación, criándonos.

No escolar, no, esa, es importante, pero, en la escuela no enseñan a respetar, pero el amor de un padre se nos da cuando aprendemos, que somos, es el resultado de lo que nuestros padres nos hicieron, que somos como diría Mafalda, "sus hijillos de Indias" y que debemos de respetarlos y sentirnos agradecidos, de haber sido educados.

Porque las cosas, se convertirán en bonitos recuerdos, sí, pero, la educación que ellos nos dieron, va a ser lo único que verdaderamente le podamos heredar a nuestros hijos y así, continuar con la labor de nuestras padres, honrándolos a ellos y a su trabajo.

No tengo otra manera con la cuál agradecerte, ni ninguna otra manera de demostrarte que te amo, más que diciendo:

Gracias papá, por ser, por estar.


Bookmark and Share
Retweet this button on every post blogger

1 comentario:

Lord Kevin Lomax dijo...

Este post me ha sorprendido mucho, no por lo buen padre que tu papá sea. Sino porque refleja el trabajo que el ha hecho convirtiéndote en buen hijo.

Un buen hijo puede ser mala persona, pero reconoce el esfuerzo que han hecho sus padres por él.

(Claro, no es que tu seas malo o bueno).

Felicidades a los dos.

Dark Soulless© 2007 | Plantilla Blogger | Diseño de Dark Soulless |Dark Soulless