domingo, 10 de enero de 2010

And, after all, he is not just darkness...

Hola a todos!

Sé que a pasado un rato desde la última vez que me puse a escribir con calma que sucesos locos y divertidos suceden en mi vida, pero, hoy tengo un gran motivo por el cual sentarme.. o.. acostarme a escribir unas palabras.

Creo que poco me dio el 2009 que yo pueda decir que le saqué provecho, y una de esas cosas es mi actual trabajo.

Desde la segunda semana que empecé a estar solo en el trabajo (ya que mi jefe se fue de.. no sé, paseo a Aguascalientes y al D.F.) contraté a una conocida de la "Brigada Akihabara", que en ese momento se había vuelto mi amiga, pidiéndole su ayuda los días sábados, días que organizo los torneos de Yu-Gi-Oh! y que por lo tanto tengo mucha gente y no puedo atender yo solo los dos locales (uno de TCG y otro de accesorios).

Normalmente, no escribo sobre mí mismo. Normalmente, hablo de lo que hago, de lo que pienso, de lo que me gusta, pero no sobre mí.

Yo llevaba ocho meses evadiendo sentimientos y emociones.

No muchos lo sabían. De hecho, solo mis amigos más cercanos estaban enterados de ello, todos, alegaban que era la cosa más estúpida que yo podía hacer, que no solo era cobarde tratar de huir de mis emociones, sino también inhumano, ya que los sentimientos son de las cosas que nos da la calidad humana.

Claro que mi punto era bueno, ya que gracias a que yo evadía todo lo que quería, podía en ese entonces evadir la depresión (que estando en Rumanía me dio muy fuerte), la ira (que toda mi vida he guardado) y el enamoramiento (que siempre me había hecho sufrir).

Así que, durante ocho meses, me escondí dentro de una oscura y segura concha de indiferencia hacia todo.

Sin embargo, gracias a mi trabajo, hoy soy feliz.

Desde hace tres semanas, Alegría, la chica que me ayuda, sabe que me gusta.

La verdad, fue un sentimiento que nació al poco de tratarla, ya que pude sentir que era alguien especial y que si yo dejaba pasar una oportunidad como esa, me estaría dando de topes contra la pared otros malditos dieciséis años.

Lo que me impulsó a dejar esta emoción de amor crecer, fue el, saber que ella tampoco sentía. Por razones y motivos diferentes, pero, lo hacía. Lo cual, digamos que me conmovió profundamente y desde ese momento, quedé enamorado de ella.

La verdad, es que, me tardé poco en dar el siguiente paso.

Si hay algo que no me sobra a mi, es tiempo y dado ello, necesitaba actuar con rapidez y eficacia.

Desde siempre, obtuve la ayuda de uno de mis mejores amigos, Israel, con quien me había tenido que enfrentar a otras situaciones, pero nada por el estilo; así que, como somos tan cercanos, el me ayudó a planear la conquista y que lograra mi objetivo.

Así que las cosas sucedieron así:

Desde hace dos semanas, sabe que me gusta y que la quiero.

Transcurridos esos días, nos empezamos a frecuentar de mayor manera y, a tratarnos más tiernamente entre nosotros (sí, yo me sorprendí al saber que podía ser tierno y.. hasta cierto grado, cursi).

Luego, después de estar ebrio dos días seguidos, el 31 y el 1°, me hicieron darme cuenta de que no sabía si era mi novia o no.

Por lo tanto, seguí con el plan de conquista, que no consistía en nada más que en ser yo mismo, dejando salir ese lado oculto, incluso para mí en algunos momentos, pero que ahí yacía dentro y que al dejarlo salir, me volvían una persona completamente diferente.

Entonces, el sábado pasado, le pregunté la cuestión del millón de dolares.

Los días pasaron y yo aprendí a ser paciente, ya que, es uno de mis peores y más comunes errores el de ser impaciente. Yo no quería presionarla de sobremanera para no llegar a asustarla, ya que, por la forma en la que ha sido su vida, el darle la opción de elegir, la había sorprendido de cierta forma.

El sábado pasado, ella ya me dio una respuesta.
El sábado pasado, estaba tan feliz, como hoy.

No había conocido lo que era esta clase de felicidad, lo que es compartir tus emociones y tus palabras con alguien, sabiendo que lo que dices o escribes tiene una dedicación especial y que por lo tanto, no llegarán a oídos sordos.

Estoy saliendo con una mujer fascinante.

Que no solo es hábil, toca el piano, sabe corte y confección, sabe de computadoras, tecnología, animé, es muy culta, lee mucho, entre otras cosas.
Que no solo comparte la misma clase de problemas con ciertas cosas y que al igual que yo, gustamos o nos quejamos de las mismas cosas, en fin, ustedes comprenden.

So, I can say that, I'm happy...



Retweet this button on every post blogger

3 comentarios:

Lord Kevin Lomax dijo...

Me alegra mucho que no solo hayas encontrado a alguien especial, sino que te hayas lanzado por ella. Espero que tengan una relación muy gratificante y fructífera. Disfrutenla mucho, me alegra verte feliz. Te lo mereces.

Aisling dijo...

=>

Me gustan las historias con principios felices. Y con medios felices. Y sin final de preferencia.

Que el año te siga igual de bien.

Suldyn dijo...

Me encantó el relato, sobre todo por toda la felicidad que conlleva y que mereces. De corazón espero que ese sentimiento se afiance con firmeza en tu corazón y jamás lo abandone.

Gracias por compartir tu gozo con tus lectores!

Dark Soulless© 2007 | Plantilla Blogger | Diseño de Dark Soulless |Dark Soulless