domingo, 4 de julio de 2010

El sueño real y la realidad soñada

En este momento no existe otro sonido que no sea provocado por la música que suena tenue y el ruido de las teclas al ser presionadas. En este momento la inmensidad parece poca, pues alejado de todo, la vida es más simplona.

Más sin aviso, entre las sombras oscuras, la visión repentina de tu silueta naciente aparece en mi mente. La sensual coloración de tus labios advierte el deseo y la pasión que desencadenan tus manos, tus gestos, tú aroma que me inunda y me recorre cual río fugaz, que de un momento a otro me ha dado la vuelta cien veces y que no se detiene.

Que continúa embriagándome con suavidad y fuerza a la vez, que continua metiéndose en mí, como una droga potente, que sin duda convierte mi deseo en obsesión, en una gran adicción, que pronto puede conducirme a una crisis, a la locura.

Entre esas sombras, el color oscuro de tus ojos, penetra hasta lo más profundo de la oscuridad y se clava en mi ser, como una daga fría pero atrevida, que me recorre con su mirada fija en mi, que de pies a cabeza recorre con frenesí mi silueta y se funde con mi pasión.

Tus manos que poco a poco se desprenden del color de la noche, se acercan lentamente, acechantes, y sin previo anuncio se lanzan a acariciarme y a tocarme los labios, a reunirse con mis manos que sin paciencia recorren las tuyas, mientras nuestros dedos se entrelazan y nuestras venas se unen con furor.

Aparece tu cuerpo completo, tu vestido negro y puedo observar toda tu sensual figura, puedo sentir como el mundo se detiene mientras nuestras miradas se cruzan, cada vez más próximas entre sí.

Das un paso adelante, mientras te jalo con mis manos hacia mí, hacia mí ser.

En un instante, todo deja de existir para nosotros, la música, las teclas, la oscuridad y la soledad desaparecen mientras nuestras almas amalgamadas exploran la eternidad convertida en un beso, en una suave caricia del alma, que nos lleva a experimentar la infinidad y el amor en un instante, que dura para siempre dentro de nosotros.

La emoción, la ternura, el amor, la pasión, todo se junta para darle vida a esta escena…

Entre los labios, ahora convertidos uno sólo, una sola voluntad, una sola alma, un solo ser, se distinguen dos palabras, “te amo”, que dulcemente se dicen mutuamente y se tatúan en sus corazones.

Bookmark and Share
Retweet this button on every post blogger

2 comentarios:

Suldyn dijo...

Debo admitir que soy muy mal publico para los poemas pero siempre aprecio el esfuerzo y la dedicación de quienes los realizan.

¡Sigue así mi buen Dark Soulless, que seguiré leyendo!

loveOver dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Dark Soulless© 2007 | Plantilla Blogger | Diseño de Dark Soulless |Dark Soulless